HISTORIA

Las Reales Academias se crearon en la Época de la Ilustración, aunque en 1697 tiene lugar en Sevilla la fundación de la 'Regia Sociedad de Medicina y otras Ciencias', primera institución médica española consagrada a la difusión de nuevas ideas médicas, cuyas iniciales ordenanzas aprobó Carlos III en 1700 y que logró la protección real de Felipe V en 1701.   
La Academia de Medicina de Valladolid es la segunda en antigüedad en España, sus orígenes se pueden documentar en el año 1731 el día 27 de Enero, actuando el Dr. Lorenzo Pinedo catedrático de Prima de Avicena como portavoz de los catedráticos de la Facultad de medicina en el Claustro de la Universidad de Valladolid y la tercera es la Academia de Medicina de Madrid fundada en 1733 en el seno de una tertulia que reúne en la botica de José Hortega a médicos, cirujanos, boticarios y 'Curiosos' animados por el movimiento ilustrado que favorece en España la nueva dinastía borbónica, posteriormente pasaría a ser Academia Nacional. 
La diferencia entre estas tres Academias, no es tan solo la fecha en la que iniciaron sus actividades, sino en algo mucho más importante; en donde como y por quien se llevaron a cabo sus inicios. La Academia de Medicina de Valladolid, es la única que se forma en el seno de la Universidad y la finalidad desde sus comienzos era presentar y discutir los nuevos avances de la ciencia, en tanto que las de Sevilla y Madrid nacen de una reunión de amigos, no todos médicos, que hablan según la casualidad de los temas más variados, no siempre científicos, de ahí que ambas en sus inicios, llevaran el nombre de tertulia.  La de Madrid "Tertulia Literaria" y la de Sevilla "Venerada Tertulia Hispalense Médico-Clínica-Anatómica y Matemática. Otra diferencia es, que ambas tenian un carácter "casero" al incluir como sede el domicilio del tertuliano que aglutinó en sus comienzos a los otros miembros de la tertulia. En tanto que lade Valladolid comenzó llamándose "Regia Academia Práctica" y sus primeros se llevaron a cabo en la propia Universidad.   
Se sucedieron varias reorganizaciones en las Academia hasta que en 1796 Carlos IV establece para las Academias un plan de actividades en auxilio del Real Consejo en materias de topografias médicas, informes sobre actividades endémicas y epidémicas, organización de hospitales, cuidado de la bibliografía médica, política médica, control de drogas y específicos terapeúticos y la lucha contra el intrusismo. 
A la vuelta del triunfo liberal, se suspenden las academias por Fernando VII, para recuperarlas, pero incardinadas en la organización sanitaria, a través del Real Decreto de 28 de Agosto de 1830 porel que se aprueba el Reglamento General para el régimen literario e interior de las Reales Academias de Medicina y Cirugía del Reino bajo el control de la Junta Suprema Gubernativa. El nacimiento años más tarde del ramo de sanidad por el Real Decreto Organizativo de 1847 requirió desposeer a las Academias de algunas funciones administrativas. Otro combio cualitativo en las tareas sanitarias de las Academias se produce en los Estatutos de la Real Academia de Medicina aprobados por el Real Decreto de 24 de Noviembre de 1876 que las asignaba el papel de "corporación encargada de promover el cultivo de la ciencia y consultivadel gobierno desembarazándola de cualquier tipo de función y vinculación administrativa".
Las Comisiones Permanentes de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Valladolid durante la vicepresidencia de D. Eugenio Alau y Comas eran las siguientes.
Una de Sanidad e Higiene Pública, otra de Patología de la Facultad, una tercera de Medicina Legal compuesta de cuatro secciones tal era la importancia que entonces se daba a la relación de las Academias con la Administración de Justicia, otra de Topografías y Aguas Minerales. Otra de Vacunación e Inspección de Epidemias y una última de Estadística y Subdelegaciones. Se comprende que tales Comisiones tendrían una actividad intensa, a tenor de la época en que fueron creadas.
Conviene tener en cuenta que la máxima autoridad de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Valladolid era obstentada porel Vicepresidente, ya que la presidencia era honorífica y correspondía al Gobernador Civil de la Provincia. Como se ha indicado en biografía de Don Eugenio Alau y Comas, este doctor fue Vicepresidente durante dos bienios consecutivos (1865-1866 y 1867-1868).     
Desde 1865  hasta el momento presente han ocupado la Presidencia de la Real Academia de Medicina y Cirugía de Valladolid los Excmos. Señores:
Don Andrés Laorden López (1865-1877)
Don Nicolás de la Fuente Arrimadas (1877-1895)
Don Vicente Sagarra Lascurain (1895-1911)
Don Eloy Durruti Saracho (1912-1921)
Don Federico Murueta Goyena (1921-1930)
Don Salvino Sierra y Val (1931-1939)
Don Isidoro de la Villa y Sanz (1939-1944)
Don Blás Sierra Rodríguez (1944-1961)
Don Vicente González Calvo (1961-1989)
Don José María Belterán de Heredia y Onís (1989-1993)
Don Pedro Álvarez-Quiñones Caravia (1993-2004)
Don Ángel Marañón Cabello (2004-continúa).

Han sido y son Académicos de Honor destacadas figuras de la Medicina Española como:
Don Gregorio Marañón
Don Emilio Díaz Caneja
Don Carlos Jiménez-Díaz
Don Teófilo Hernándo Ortega
Don Juan Rof Carballo
Don Pedro Laín Entralgo
Don Francisco Grande Covián
Don Fernando Tejerina García
Don Hipólito Durán Sacristán
Don Amadior Schüller Pérez
Don Carlos Zurita Delgado
Don Ciril Rozman Borstnar.